#Yoanifraude, otra vez al descubierto

 

yoanifraude

#yoanifraude

Anrozudi te comenta que una reciente publicación en La Jornada del periodista francés, Salim Lamrani alude a Yoani Sánchez, bloguera cubana, quien por sus “servicios a la SINA” ha recibido importantes sumas de dinero, reconocimientos internacionales y apoyo tecnológico para su labor mercenaria.
Bajo la interrogante ¿Quién está detrás de Yoani Sánchez?, Lamrani, especialista en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, mediante un pormenorizado análisis pone al descubierto a quienes a toda costa financian la fabricada oposición en la nación caribeña y los subterfugios de que se valen para hacer famoso a un personaje como este en las redes sociales. Sigue leyendo

El fiasco de los peleles al servicio de la SINA

Afirmar que la mentira tiene piernas cortas, quizá parezca una verdad de Perogrullo. Pero en este instante nada más acertado que ese refrán para aludir a la nota que publica Norelys Morales en su blog ISLAmía.
Resulta que un grupo de asalariados del imperio -para mi peleles movidos por los hilos del dólar, capaces de vender su alma al diablo- planearon hacer una marcha pacífica por el día de la resistencia en la que involucran la figura de una niña, una mujer en su defensa que resultaría golpeada y una bandera cubana rota en la acción, la fértil imaginación de quienes describieron el suceso lo sitúan en el tiempo un 24 de febrero de 2012 y fíjate que hoy es 23.
Y como la mentira tiene piernas cortas, la nota manuscrita –además con excesivas faltas de ortografía- puso al descubierto las pretensiones de quienes creyéndose pillos salieron trasquilados. Ahora Anrozudi te sugiere leer con atención lo que denominó El fiasco de los peleles al servicio de la SINA.

Falsa noticia

Falsa noticia

Sigue leyendo

Una vueltecita por la Casa del Imperio en La Habana

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mientras en Isla de la Juventud se homenajeaban a aquellos jóvenes que hace hoy medio siglo mochila a las espaldas, cartilla y farol en manos se separaron de sus hogares para compartir el pan de la enseñanza con otros cubanos, que vivían bajo el manto oscuro de la ignorancia, otros nacidos en este país se dieron una vueltecita por la Casa del Imperio en La Habana a buscar su jabita, según supo Anrozudi por Cambios en Cuba. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: